viernes, 10 de octubre de 2014

ESCENA DE "LA VIUDA"

Hola a todos.
Hoy, os quiero dejar con un fragmento de una de mis historias.
Se titula La viuda. 
Os aclararé algunas cosillas sobre ella en mi blog "Mía Stella", si puede ser esta tarde.
Deseo de corazón que os guste este fragmento. Es un fragmento bastante triste.

                                 Es pecado, pensó William.
                                 Lo pensó cuando se sentó a la mesa al lado de su mujer. Ésta le sirvió sopa para cenar.
                                 Sin embargo, ella podía percibir que la mente de William estaba lejos de allí. Estaba pensando en Rose.
-Después de cenar, saldré a dar un paseo-le comunicó.
                                 Su esposa guardó silencio. Pero era un silencio acusador. Sospechaba con quién iba a reunirse su marido.
                                 A menudo, se sentía tentada a abandonar aquel lugar. Regresar a Inglaterra y poder encontrarse con su madre. Sabía que su matrimonio con William no tenía salvación. Pero se resistía a poner fin a aquella relación. A pesar de que su marido se había enamorado de otra mujer. Se culpaba así misma de aquel fracaso. Por no haber podido dar a luz a un niño sano. Por los abortos sufridos.
-¿Piensas regresar?-le preguntó.
-No me esperes despiertas-respondió William, sintiéndose un miserable.
-Vas a verla a ella.
-Por favor...
                                  Lo último que quería William era discutir con su mujer.
                                  La mirada que le lanzó le heló la sangre.
-Yo te quería-le recordó ella-Y aún te quiero.
                                   Miranda tragó saliva. La sensación de pérdida que la embargó era muy poderosa. El dolor que experimentaba al sentir que su esposo estaba enamorado de otra mujer.
-Una vez, madre nos contó a Frannie y a mí que nos trajo al mundo una mujer llamada Lily-dijo Miranda-De haber tenido una hija. Me habría gustado llamarla Lily. 
-Randy...-murmuró William.
-Lo sé. Tendría que haberla llamado Francesca. Por mi hermana...Pero mi hermana murió cuando tenía catorce años. Y...Todos los fetos que he abortado eran fetos de varones.
-¡Por favor, Randy, no sigas hablando!
                                 William no podía soportar estar al lado de su mujer. Miranda le hacía sentirse culpable sin levantarle la voz.
                                 Bastaba con mirarla a los ojos y sentirse culpable.
-Siempre ha sido ella-se lamentó Miranda-Siempre...
-Nunca he querido hacerte daño-le aseguró William.
                                 Y sus palabras sonaron vacías para ambos.
-Pero siempre era ella-le replicó Miranda-Aún cuando estuvo casada con sir Thomas. Siempre era ella la que ocupaba tu mente. Y...Ahora...
-Lo siento-se lamentó William.
                               Se puso de pie y besó a Miranda en la frente.
                               Salió de casa.
                               Notó cómo las lágrimas quemaban sus mejillas.
                               Rose le estaba esperando en su habitación.
                               Logró colarse en su cuarto sin ser visto.
                               También ella había estado llorando. También ella se daba cuenta de que aquella relación no tenía futuro.
                                Las cosas pudieron haberse hecho de otra manera. Los dos lo admitían para sus adentros.
                                 Rose estaba sentada en su cama. William se sentó a su lado en la cama.
                                 Le dio un beso en la mejilla.
                                 Ya llevaba puesto su camisón de color rosa. Su cabello ya estaba suelto y descendía sobre sus hombros.
                                  William la abrazó.
                                  Rose...
-Lo que estamos haciendo está mal-se lamentó la joven.
-Olvido muchas veces que eres una mujer libre-recordó William.
-Thomas, por desgracia, ya no está aquí. Pero una viuda, al contrario que un viudo, no tiene la misma libertad de movimiento. Se la critican si se la ve en una fiesta. Digan lo que digan, a las viudas se las tiene condenada a una especie de muerte en vida. Y tú eres un hombre casado.
-Le estoy destrozando la vida a Randy.
-¡Oh, Will! No debería de ser así. Tendrías que regresar a casa. Al lado de tu mujer...
                               William meneó la cabeza en sentido negativo.
                               Era demasiado tarde.
                                Su matrimonio con Miranda estaba muerto. Los dos lo sabían.
-Me estás pidiendo un imposible-afirmó William-No estoy enamorado de Randy.
-El problema es que ella sí está enamorada de ti-suspiró Rose con tristeza.
-Sólo sé que quiero estar contigo.
                               


                               Estaban llorando.
                               Rose sabía que estaba mal lo que estaban haciendo.
                               Le habían roto el corazón a Miranda. A una joven buena que no le había hecho nunca daño a nadie.
-Rose...-murmuró William.
                             En algún momento, se quedaron desnudos. William se sentía como si estuviera borracho. O drogado...
                            Sólo era consciente de que yacía en la misma cama en la que yacía Rose. Que estaba al lado de ella.
                             Que podía enredar sus dedos en el sedoso cabello negro de Rose. Que estaba besando de manera apasionada a Rose. Que sus labios recorrían con fervor cada centímetro de la piel de ella. Que estaba besando sus pechos con verdadera ansia.
                               

1 comentario:

  1. Uy que triste , pero romántico. Me parece una hermosa historia

    ResponderEliminar